Noticias

Informe señala las «abrumadoras responsabilidades» de Francia en el genocidio ruandés


Primera modificación:

Francia «cerró los ojos frente a la preparación» del genocidio en Ruanda en 1994 y tiene una «responsabilidad abrumadora» en la matanza de unos 800.000 tutsis, señala el informe de una comisión de historiadores entregado al presidente Macron este 26 de marzo. Sin embargo, el texto descarta la idea de que hubo complicidad del país galo en el genocidio.

Francia tiene un «conjunto de abrumadoras y condenatorias responsabilidades» en el genocidio ruandés, pero no es cómplice de crímenes contra la humanidad. Esta es la conclusión de los 15 historiadores, reunidos en la Comisión Duclert, que tuvieron acceso a todos los archivos franceses sobre Ruanda.

Señalan además «el fracaso de Francia en Ruanda entre 1990 y 1994» y el papel central desempeñado por el expresidente socialista francés François Mitterrand. Y esto, «a pesar de las advertencias lanzadas desde Kigali, Kampala y París».

Esclarecer el papel de París en el genocidio

Francia «continuará sus esfuerzos» contra la impunidad de los responsables del genocidio en Ruanda, reaccionó el presidente Emmanuel Macron, según AFP.

Este esperado informe es el fruto de la comisión de 14 historiadores encabezada por Vincent Duclert. Fue creada en 2019 por el presidente francés para esclarecer el papel de París en el genocidio de Ruanda, ofreciéndoles acceso a todos los archivos franceses, algunos de los cuales no habían sido abiertos para su consulta nunca antes.

El informe de la comisión de historiadores presidida por Vincent Duclert destaca «el fracaso de Francia en Ruanda» entre 1990 y 1994. © Ludovic Marin

27 años después del genocidio de cerca de 800.000 tutsis por parte del régimen hutu, apoyado por París, este documento de 1.200 páginas supone un paso fundamental en la dolorosa búsqueda de la verdad.

“¿Es Francia cómplice del genocidio tutsi? Si esto significa una voluntad de asociarse a la empresa genocida, no hay nada en los archivos consultados que lo demuestre. Sin embargo, durante mucho tiempo Francia estuvo involucrada con un régimen que fomentaba las masacres racistas”, afirma el documento.

El comité insiste también en la responsabilidad crucial del presidente de la época, François Mitterrand. «Este alineamiento con el gobierno ruandés es el resultado de una voluntad del jefe de Estado y de la presidencia de la República», escriben los 14 historiadores. Mitterrand tenía «una relación fuerte, personal y directa» con el presidente hutu Juvénal Habyarimana, señalan, e ignoró la deriva genocida de su régimen «racista, corrupto y violento».

Esta relación, unida a «una interpretación etnicista» de la situación en Ruanda, justificó también «la entrega de considerables cantidades de armas y municiones al régimen de Habyarimana, así como la amplia participación de los militares franceses en el entrenamiento de las Fuerzas Armadas ruandesas del gobierno».

«Prácticas administrativas irregulares, elusión de los procedimientos legales y actos de intimidación»

El informe denuncia también «la existencia de prácticas administrativas irregulares, cadenas paralelas de comunicación e incluso de mando, elusión de los procedimientos legales y actos de intimidación», una política que se decidió esencialmente en el Elíseo y en el círculo íntimo de Mitterrand.

Los archivos acusan también al presidente francés de la época de haber adoptado «un esquema binario que oponía, por un lado, al amigo hutu, encarnado por el presidente Habyarimana, y, por otro, al enemigo calificado de «ugandés-tutsi» para designar al FPR (Frente Patriótico Ruandés)», la antigua rebelión tutsi que acabó con el genocidio.

En esta foto de archivo tomada el 7 de octubre de 1982, el presidente francés François Mitterrand y el presidente ruandés Juvenal Habyarimana saludan a una multitud mientras Mitterrand estaba de visita oficial en Ruanda.
En esta foto de archivo tomada el 7 de octubre de 1982, el presidente francés François Mitterrand y el presidente ruandés Juvenal Habyarimana saludan a una multitud mientras Mitterrand estaba de visita oficial en Ruanda. © Pierre Guillaud / AFP

Finalmente, al momento del genocidio, Francia «tardó en distanciarse» del gobierno interino que estaba llevando a cabo la matanza y siguió dando prioridad a la amenaza del FPR.

«Reaccionó tardíamente» con la operación Turquesa, «que salvó muchas vidas, pero no las de la gran mayoría de los tutsis ruandeses exterminados en las primeras semanas del genocidio», añaden. La Operación Turquesa fue una intervención militar-humanitaria lanzada por París bajo mandato de la ONU entre junio y agosto de 1994. Sus detractores afirman que en realidad su objetivo era apoyar al gobierno hutu.

Un paso importante en las deterioradas relaciones entre Kigali y París

Aunque las relaciones entre París y Kigali se han suavizado con la llegada al poder de Emmanuel Macron en 2017, el papel de Francia en Ruanda, acusada durante mucho tiempo por Kigali de «complicidad» en el genocidio, sigue siendo un tema explosivo desde hace más de 25 años.

La publicación del informe podría marcar un paso importante en las deterioradas relaciones, mientras que Emmanuel Macron ha ilustrado su voluntad de avanzar en algunos temas sensibles de la memoria.

Este viernes, el Gobierno de Ruanda dijo que el informe es un «paso importante hacia la comprensión común del papel de Francia» en el genocidio.

Según la ONU, unas 800.000 personas, principalmente de la minoría tutsi, fueron asesinadas en tres meses durante las masacres desencadenadas tras el ataque al avión del presidente hutu Juvénal Habyarimana el 6 de abril de 1994.

 

Con AFP y medios locales



Source link

Related posts

El teléfono de Emmanuel Macron fue objetivo de Pegasus, según medios franceses

admin

«Rendirle homenaje es rendir tributo a la República»

admin

Google apela la multa que recibió en Francia por derechos de las noticias

admin

Leave a Comment