Noticias

la declaración de Emmanuel Macron es criticada por todos lados


Tras un comunicado emitido por el Elíseo condenando la masacre de 1961, durante una dura represión a una manifestación de argelinos en París, ha caído una lluvia de críticas sobre el presidente francés, Emmanuel Macron, de quienes consideran que el mandatario no fue lo suficientemente contundente en rechazar estos hechos, encubiertos durante décadas. La derecha también se pronunció contra.

El presidente «reconoció los hechos: que los crímenes cometidos esa noche bajo (el prefecto de policía de París) Maurice Papon son imperdonables para la República», dijo el sábado 16 de octubre un comunicado el Gobierno francés. 

Pero para muchos activistas ese mensaje “No es suficiente”, según señaló Rahim Rezigat, de 81 años y antiguo integrante de la federación francesa del Frente de Liberación Nacional (FLN), frente que lideró la lucha por la independencia de Argelia (1954-1962). 

Macron «está jugando con las palabras, por el bien de su electorado, que incluye a aquellos que sienten nostalgia por la Argelia francesa», dijo Rezigat, quien asistió a un evento organizado en París el sábado por la ONG antirracista SOS Racisme, que reunió a activistas y jóvenes de la región de Ile-de-France para conmemorar esa noche mortal.

Archivo: argelinos hacen fila para ser deportados tras ser detenidos durante una manifestación pacífica, París, el 17 de octubre de 1961 en el aeropuerto de Orly. © AFP / Archivo

El 17 de octubre de 1961, unos 30.000 argelinos se manifestaron pacíficamente ante la convocatoria del movimiento de resistencia FLN en respuesta al estricto toque de queda nocturno impuesto a los argelinos en París y sus suburbios.

Se desplegaron 10.000 policías y gendarmes antes de la manifestación. La represión fue sangrienta, con varios manifestantes muertos a tiros, algunos de cuyos cuerpos fueron arrojados al río Sena. Los historiadores estiman que al menos varias decenas y hasta 200 personas murieron, pero la cifra oficial es de tres muertos y 11.000 heridos.

‘Se trata de un crimen de Estado y esperábamos que la declaración de Macron lo reflejara’

Los críticos de la declaración de Macron el sábado dicen que no fue lo suficientemente lejos y que culpar únicamente a Papon es restar importancia al Estado en la masacre.

“Creer o esperar que otros crean por un segundo que Maurice Papon pudo haber actuado por iniciativa propia durante todo el mes de octubre de 1961, y especialmente el 17 de octubre de 1961, y que el entonces ministro del Interior Roger Frey y todo el Gobierno encabezado por Michel Debré no fueron responsables es un cuento de hadas y además, uno malo”, dijo a France 24 el politólogo Oliver Le Cour Grandmaison.

Sabiendo que el poder se ejerce verticalmente en la 5ª República de Francia, Le Cour Grandmaison aseguró: “Consideramos que se trata de un crimen de Estado y, por lo tanto, podríamos haber esperado que la declaración de Emmanuel Macron lo reflejara. Pero no hubo reconocimiento, ni ley, ni reparación. Ni siquiera hubo una declaración. Macron no habló ”, dijo, refiriéndose al hecho de que la declaración fue emitida como una declaración del Elíseo.

Gilles Manceron, historiador especializado en la historia colonial de Francia, está de acuerdo. “Este es un crimen de Estado, no es un crimen de prefectura. Fue un crimen estatal que implicó a varios funcionarios estatales y al general De Gaulle, aunque él no dirigió los hechos él mismo y también expresó su descontento con ellos, al parecer diciendo que eran inadmisibles, aunque secundarios”, dijo Manceron a France 24. “No dirigió la violencia y se arrepintió, pero la disimuló con el silencio. Lo que contribuyó a las décadas de silencio que siguieron».

Los cuerpos de muchos manifestantes fueron arrojados al río Sena, iluminado de rojo en una ceremonia para conmemorar la brutal represión del 17 de octubre de 1961.
Los cuerpos de muchos manifestantes fueron arrojados al río Sena, iluminado de rojo en una ceremonia para conmemorar la brutal represión del 17 de octubre de 1961. © Julien de Rosa / AFP

Acceso restringido a archivos sobre la masacre

Grupos de derechos humanos y antirracismo y asociaciones argelinas en Francia organizaron una marcha homenaje en París el domingo por la tarde. Pidieron a las autoridades que reconozcan aún más las responsabilidades del Estado francés en las “tragedias y horrores” relacionados con la guerra de independencia de Argelia y que sigan abriendo archivos de ese período.

A principios de este año, Macron anunció una decisión para acelerar la desclasificación de documentos secretos relacionados con la guerra de independencia de Argelia (1954-1962) de Francia. El nuevo procedimiento se introdujo en agosto, dijo la oficina de Macron.

La medida fue parte de una serie de medidas tomadas por Macron para abordar la brutal historia de Francia con Argelia, que había estado bajo el dominio francés durante 132 años, hasta su independencia en 1962.

Pero Le Cour Grandmaison, quien dirige una asociación para la conmemoración de los eventos del 17 de octubre de 1961, dijo que aún era muy difícil acceder a los archivos.

«Si quieres acceder a los archivos policiales, tienes que preguntar a la prefectura de policía, que es a la vez juez y parte en los hechos», dijo a France 24. «El acceso a los archivos en Francia, en comparación con otros países democráticos, es extremadamente restringido», agregó. 

Mancheron explicó que “teóricamente, la ley francesa dicta que los archivos deben ser comunicables después de un período de 50 años. Pero cuando estaba a punto de terminar el período de 50 años relativo a los archivos de 1961, se emitió una directiva interministerial que decía que se necesitaría una luz verde específica para abrir ciertos archivos. Lo que resultó en que el acceso fuera limitado, a pesar de que estaba permitido por la ley”, indica.

“De ahí la movilización de historiadores y archiveros y de un cierto número de asociaciones que el pasado mes de julio condujo a que el máximo tribunal francés dictaminara que la directiva interministerial de diciembre de 2011 era ilegal, ilegítima, que no debería haber sido permitida y fue anulada», agrega Mancheron. 

Durante el evento de conmemoración el sábado por la noche, SOS Racisme realizó una exhibición de pirotecnia en Pont Neuf, un puente que cruza el río Sena en el centro de París. Los fuegos artificiales imitaron las balas disparadas por la policía hace 60 años, cuando el Sena se iluminó y los lirios argelinos fueron arrojados simbólicamente al agua.

El domingo por la mañana, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, asistió a una ceremonia de homenaje en el puente Saint-Michel, en el centro de la capital, y el prefecto de policía de París, Didier Lallement, depositó una corona de flores en el lugar.

Fue la primera vez que un prefecto de la policía de París rindió homenaje a las víctimas del 17 de octubre de 1961. Aunque no habló en el evento, sonaron las campanas y se guardó un minuto de silencio.

Macron, criticado también por la derecha

Los oponentes políticos de derecha de Macron también criticaron su declaración, en su caso por considerar que fue demasiado lejos.

«Mientras Argelia nos insulta todos los días, Emmanuel Macron continúa menospreciando a nuestro país», tuiteó el sábado la candidata presidencial de extrema derecha, Marine Le Pen.

El sentimiento fue compartido por otro candidato presidencial de extrema derecha, Nicolas Dupont Aignan, quien tuiteó: “Argelia escupe a Francia y Emmanuel Macron hace penitencia. El jefe de Estado debe inspirar orgullo, no vergüenza por ser francés. De lo contrario, ¿cómo puede sorprendernos que las poblaciones inmigrantes no quieran asimilarse?”.

Y el parlamentario de centro derecha de Les Républicains , Eric Ciotti, tuiteó: “La propaganda antifrancesa victimizada por el presidente Macron es indecente. Todavía estamos esperando que el presidente conmemore la masacre de Orán el 5 de julio de 1962, cuando el FLN masacró a varios cientos los llamados ‘harkis’ (musulmanes pro-franceses) leales a Francia”.

En un mensaje que marca el 60º aniversario de la represión mortal, el presidente argelino Abdelmadjid Tebboune pidió el sábado un enfoque libre de «pensamiento colonialista» sobre cuestiones históricas entre su país y Francia.

«Reafirmo nuestra fuerte preocupación por tratar los temas de la historia y la memoria sin complacencias ni principios comprometedores, y con un agudo sentido de la responsabilidad», libre del «predominio del pensamiento colonialista arrogante», dijo.

El mensaje llegó poco después de que Tebboune declarara que Argelia guardaría un minuto de silencio cada 17 de octubre en memoria de las víctimas.

Las relaciones entre París y Argel se han tensado en medio de una disputa diplomática alimentada por la limitación de las visas a ciudadanos argelinos por parte de francia y comentarios atribuidos a Macron que describen a Argelia como un país gobernado por un «sistema político-militar» que había «reescrito totalmente» su historia.

En respuesta a ello, Argelia retiró a su embajador de París y prohibió la entrada de aviones militares franceses en su espacio aéreo.

Tebboune ha exigido el «respeto total» de Francia. «Olvidamos que (Argelia) fue una vez una colonia francesa. La historia no debe ser falsificada», dijo la semana pasada el mandatario. 

Más allá de las declaraciones desde Argelia, los mensajes políticos emitidos en el seno de la política francesa, tanto por el primer mandatario como por los defensores de los derechos humanos y los políticos de derecha y centro reflejan cómo el nacionalismo y la historia colonial de Francia siguen presentes en esta nación y cómo estas temáticas se vuelven más relevantes y sensibles a medida que se acercan las elecciones. 

*Artículo adaptado de su original en inglés

Con AFP y AP



Source link

Related posts

Francia abre los archivos del Elíseo sobre el genocidio en Ruanda

admin

Francia camina hacia la normalidad y reabre bares y restaurantes

admin

Incendios golpean la costa mediterránea francesa y obligan la evacuación de miles

admin

Leave a Comment